martes, 21 de agosto de 2007

Tautología del hambre o Maluco-Diálogo sobre la esencia de algunas cosas y otras no

[Esta es una conversación de los marineros del barco de Magallanes. Fue escrito en 1558, que después de pasar tres meses de hambre, de beber agua descompuesta, y de cruzar el Estrecho que lleva el nombre del navegante portugués, se encuentran en una situación desesperada. Espero lo disfruten y vivan ese momento]

-¿Qué es para vos una nave?- dice alguien.
-Un cuenco -contesta otro.
-Un cuenco de vida -dice un tercero.
-Un cuenco de madera -repite el primero.
-Árboles. Todo un bosque.
-Un montón de maderas.
-Una puerta abierta.
-Un ataúd.
-La muerte.
-¿Y qué es la muerte para ti?
-Una nave. La última.
-Otra puerta -Dice el capellán Balderrama.
-No podemos saber qué es, hasta haber pasado por ella -interviene Rodrígo, que es muy dado a especulaciones-. Y cuando lo sabemos ya no podemos contarlo a nadie. Pero me inclino a definirla como un momento de tránsito; ya sabéis, entre este mundo de prueba y la verdadera vida. Tanto, que se podría decir que la muerte es la vida, ¿no, padre?
-Todo depende -contesta el capellán, estimulado-. Todo depende. Puede ser la vida eterna o la eterna condenación, que es la verdadera muerte, la del alma.
-!Oh, vamos! -digo irritado por tanta palabrería-. La muerte es una porquería. Un olor hediendo, el zumbido de las moscas, los gusanos; una porquería.
-Y la soledad -agrega alguien.
-¿Y qué es la soledad para vos?
-Una casa cerrada.
-Una cuna vacia.
-Eso es la muerte -digo
-Y también la soledad. Son la misma cosa.
-La soledad es una planta que te crece en el pecho y echa raíces tan fuertes que no puedes quitártela.
-Un gesto o un aroma que no podemos recuperar. Un sabor para siempre perdido.
-Un camino que se aleja.
-Eso es una nave.
-No, eso es la libertad.
-¿Y que es la libertad?
-Una nave.
-Muchas puertas.
-Un animal indómito.
-Un niño jugando.
-El oro y las especias.
-Un río que se abre camino a pesar de los obstáculos.
-La muerte es un río.
-No, la vida.
- ¿Y qué es la vida para vos?
-Un cuenco.
-Quedamos en que eso era una nave.
-El aroma de un buen guisado.
-Una mujer que pasa y nos seduce un instante. [...]
[...] Año de 1519. Maluco. Napoleón Baccino Ponce de León.

Si os ha agradado, mucho me complaceré en enviaros una copia completa de ésta discusión que termina mais adelante.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Si alguna sois tomada en duda, sin creerlo sabreis que sois cierta, y desierta el alma de aquel que creais que existe fuerza que me venza y tristeza que me derrote...Algunas veces simplemente basta con cerrar los ojos y esperar a que el aroma nos envuelva…”

Furtiva dijo...

La nave que es la vida, la soledad que navega, el cuenco que muere al vaciarse y los ojos que se abren otra vez, a lo mismo, siempre otra cosa.

Anónimo dijo...

La soledad es el vacío,
es el hambre, es la sed.
Es el mar sin el agua,
es el sol sin la aurora.
La soledad es un río sin peces,
un gato sin su estambre,
una muñeca sin su niña,
una flor sin su aroma.
La soledad es la tormenta,
la angustia, la crisis, la mentira.
La soledad es la espera,
la soledad es el abandono,
la soledad es la nostalgia,
la soledad... es simplemente tu ausencia.
Neshy