sábado, 25 de octubre de 2008

Anniversarĭus

Ahora que estoy cumpliendo los 33 años, he sido instruido en hacerme un examen de vida. Creo que esta edad sí tiene algo de simbólico. Las conclusiones las veo claras.

1. Elegí el camino del trabajo duro y de la honradez porque lo aprendí de la pobreza de mi familia y en mi primer trabajo con poco menos seis años de edad, cuando era, junto con mi madre, vendedor de pan de casa en casa.
2. Preferí hacer arqueología porque sabía que me haría feliz (en veces no tanto). Me enterque con la arqueología marítima… y lo que logramos todos los hermanos cofrades en Uruguay, es hoy día, una de las batallas ganadas más importantes de mi vida.
3. Para evitar el quebranto de alma aprendí a ayunar, a practicar el desapego a lo material, con el tiempo también lo hice con mis emociones y sentimientos, y ahora concluyo que esto ha sido lo más difícil de hacer.

Sé que voy pa`lante y que soy capaz de tener el control de mi vida. Mi herencia como dije cuando morí a lo profano, serán sólo las palabras y espero honestamente sean útiles para algo productivo.

Les comparto a mis amigos, hermanos y a los queridos que hacen la casa paterna. Que estoy contento pues puedo decir de cierto: Yo sé quien soy.

GF:.G

2 comentarios:

la vida en rosa dijo...

Equilibrio, estabilidad, paz, tranquilidad; te da sabiduría y entendimiento.
Eres lo que eres, te celebro sintiendote en mi ser.

Azhar el mozlema dijo...

El día de tus 33 yo tomé decisiones también, una de esas fue, no dejar de desear nunca lo mejor para tí.